Lo que usted necesita saber sobre las vacunas de refuerzo contra el COVID-19

Los funcionarios de salud están desarrollando un plan para comenzar a ofrecer vacunas de refuerzo de COVID-19 a todas las personas en los EE.UU. Tan pronto como este otoño para maximizar la protección de la vacuna.

Pero antes de que se puedan ofrecer las inyecciones de refuerzo, deberán suceder dos cosas:

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) deberá realizar una evaluación independiente para determinar la seguridad y eficacia de una tercera dosis de las vacunas de ARN mensajero Moderna o Pfizer.
El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades deberá emitir recomendaciones de dosis de refuerzo.
En cuanto a los que recibieron la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson (J&J), es demasiado pronto para saber si se recomendarán las vacunas de refuerzo.

El equipo de Mayo Clinic News Network se sentó con la Dra. Melanie Swift, copresidenta del Grupo de Trabajo de Distribución y Asignación de Vacunas COVID-19 de Mayo Clinic. En estas preguntas y respuestas, el Dr. Swift responde preguntas sobre las vacunas de refuerzo de COVID-19:

¿Qué es una vacuna de refuerzo?
Una vacuna de refuerzo está destinada a ser un recordatorio para su sistema inmunológico. En este momento, nos encontramos en una situación en la que podemos ver que, con el tiempo, la inmunidad que las personas logran con la vacuna COVID-19 comienza a disminuir. La buena noticia es que está disminuyendo principalmente por infecciones leves. Todavía tenemos protección contra esas primeras dosis de vacuna contra infecciones graves. Pero queremos detener la transmisión y queremos evitar que las personas contraigan cualquier forma de infección. Por lo tanto, se recomendarán refuerzos para todos.

Ver: La Dra. Melanie Swift habla sobre los potenciadores de COVID-19.

Periodistas: los fragmentos de sonido con calidad de transmisión con Dr. Swift están disponibles en las descargas al final de la publicación. Por favor, cortesía: “Melanie Swift, M.D./COVID-19 Vaccine Allocation and Distribution / Mayo Clinic”.

¿En qué se diferencia un refuerzo de una dosis adicional, que se ha recomendado para personas inmunodeprimidas?
Son cosas realmente diferentes con diferentes propósitos. La serie de vacunación primaria está destinada a generar una respuesta inmunitaria inicial. Piense en ello como pintar su casa. A veces puede obtener una buena cobertura con una capa de pintura, pero en ocasiones es posible que necesite tres capas de pintura para obtener esa buena cobertura. Lo mismo ocurre con las vacunas. Algunas personas pueden tener una gran respuesta a una dosis, pero la Mayoría de las personas necesitan dos dosis de las vacunas de ARN mensajero para obtener una gran respuesta.

Pero lo que hemos aprendido es que algunas personas realmente necesitan una tercera dosis para obtener una mejor respuesta a esa vacuna inicial. Y esas personas están inmunodeprimidas. Su sistema inmunológico no está funcionando muy bien y necesitan dosis adicionales de vacuna para responder.

Con el tiempo, una vez que haya logrado esa respuesta inicial, su inmunidad aún puede disminuir y podría necesitar un refuerzo. Por lo tanto, es posible que necesite otra capa de pintura en el futuro cuando la inicial comience a desgastarse o mancharse. Dar otra capa de pintura es como dar un refuerzo.

¿Las vacunas de refuerzo serán la misma vacuna?
En este momento, estamos administrando esa tercera dosis y planeamos administrar esa dosis de refuerzo con la misma formulación de la vacuna original. Pero eso podría cambiar con el tiempo.

Los fabricantes, Pfizer y Moderna, están estudiando variantes de esa vacuna de ARN mensajero inicial que pueden diseñarse para cubrir las mutaciones que presentan algunas de las variantes de interés. Es posible que recibamos refuerzos anuales y, con el tiempo, cada año, esa podría ser una vacuna diferente que ayude a brindar una mejor protección contra las cepas de coronavirus que están circulando actualmente, al igual que lo hacemos con la vacuna contra la gripe. Ya tenemos este concepto. Recibimos una nueva vacuna contra la influenza cada año y cubre diferentes cepas que en años anteriores.

¿Sugiere esta recomendación que las vacunas COVID-19 no son efectivas?
Un refuerzo simplemente significa que su sistema inmunológico comenzará a perder inmunidad con el tiempo. No significa que la vacuna inicial no haya funcionado. De hecho, la respuesta inmunitaria que normalmente vemos en personas sanas a partir de las vacunas de ARN mensajero parece que excede con creces lo que realmente necesita para protegerse.

No tenemos una prueba de laboratorio perfecta que nos muestre cuán inmune eres. Pero sí observamos algo llamado anticuerpos neutralizantes que parecen correlacionarse bastante bien con la protección contra la infección. Y la respuesta inicial es órdenes de magnitud más de anticuerpos neutralizantes de los que realmente necesitamos, o que las personas incluso logran, después de que realmente contraen la infección por COVID-19. Entonces obtienes esta respuesta exagerada. Y luego, con el tiempo, esos anticuerpos comienzan a disminuir. Debido a que existe esta fuerte respuesta inmune más allá de lo que realmente necesitamos, eso puede disminuir durante meses y meses antes de volvernos vulnerables nuevamente.

¿Cuáles serán los posibles efectos secundarios de una tercera dosis?
Hasta ahora, parece que este perfil de efectos secundarios de una tercera dosis es muy similar al que se experimentó con una segunda dosis, no peor y quizás un poco más leve. Eso probablemente tenga que ver con el tiempo transcurrido desde la última vez que se puso esa vacuna.

Conseguir esa serie inicial,está tomando una vacuna tres o cuatro semanas después de que acaba de recibirla y su sistema inmunológico realmente está respondiendo enérgicamente, dando a las personas más de esos efectos secundarios. Pero meses después, con una dosis de refuerzo, no parece que haya ningún síntoma inmunológico más sólido que las personas. Pueden esperar tener esos efectos secundarios típicos de las vacunas: dolor de cabeza, pueden sentirse cansados, pueden tener fiebre baja, pueden tener algunos dolores musculares. Y todavía ocurren muy rápido y se resuelven por sí solos en dos o tres días.

¿Por qué las personas deberían considerar la posibilidad de recibir una vacuna de refuerzo ocho meses después de la dosis de la vacuna de ARN del segundo mensajero?
Estamos viendo una disminución de la inmunidad contra la variante delta. Aún nos encontramos con que las vacunas están ayudando mucho a prevenir enfermedades graves y hospitalizaciones, incluso con tantos meses de antelación. Pero está claro que la variante delta tiene cierta resistencia a esa vacuna y queremos detener su propagación.

Entonces, impulsar a las personas ahora significa que podemos reducir las infecciones más leves y las infecciones asintomáticas que contribuyen a la propagación. Y recuerde que cuando este virus se propaga en nuestra comunidad, incluso si no causa síntomas, tiene la posibilidad de mutar. Esas mutaciones pueden conducir al azar al desarrollo de una nueva variante, y esa variante podría ser incluso peor que la variante delta. Así que tenemos que hacer todo lo posible ahora para detenerlo.

¿Las personas que recibieron la vacuna J&J necesitarán un refuerzo?

August 19, 2021- Mayo Clinic COVID-19 trending map using red color tones for hot spots

Hay dos cosas interesantes sobre la vacuna J&J. Una es que la compañía detrás de la vacuna, Janssen, está estudiando una segunda dosis en esa serie principal. Están buscando espaciar una segunda dosis de la primera dosis con dos meses de diferencia. Todavía no tenemos los resultados de ese estudio y la FDA no ha autorizado una segunda dosis de la serie J&J, ni ha habido ninguna recomendación para hacerlo. Estamos esperando que se conozcan los resultados completos de ese estudio.

Lo segundo que es interesante acerca de la vacuna J&J es que hay algunos datos que muestran durante los primeros seis meses algunos marcadores de inmunidad que seguimos en el estudio de investigación, los análisis de sangre muestran alguna mejora en la inmunidad con el tiempo. Ahora no sabemos si eso se traducirá en continuar previniendo la infección a los ocho meses, dentro de diez meses. Pero es una señal de que hay algo en ese vector de adenovirus que puede hacer que sus acciones sobre el sistema inmunológico sean más prolongadas que las vacunas de ARN mensajero.

___________________________

Para la seguridad de sus pacientes, personal y visitantes, Mayo Clinic cuenta con estrictas políticas de enmascaramiento. Cualquiera que se muestre sin máscara fue registrado antes del COVID-19 o registrado en un área de atención no hospitalaria donde se siguieron el distanciamiento social y otros protocolos de seguridad.

La información contenida en esta publicación era precisa en el momento de su publicación. Debido a la naturaleza fluida de la pandemia de COVID-19, la comprensión científica, junto con las pautas y recomendaciones, puede haber cambiado desde la fecha de publicación original.

Para obtener más información y toda su cobertura de COVID-19, visite Mayo Clinic News Network y Mayoclinic.org.

Obtenga más información sobre el seguimiento de las tendencias de COVID-19 y COVID-19.

Original information in English

Health officials are developing a plan to begin offering COVID-19 booster shots to all people in the U.S. as soon as this fall to maximize vaccine protection.

But before booster shots can be offered, two things will need to happen:

  1. The Food and Drug Administration (FDA) will need to conduct an independent evaluation to determine the safety and effectiveness of a third dose of the Moderna or Pfizer messenger RNA vaccines.
  2. The Centers for Disease Control and Prevention’s Advisory Committee on Immunization Practices will need to issue booster dose recommendations.

As for those who received the Johnson & Johnson (J&J) COVID-19 vaccine, it’s too soon to tell whether booster shots will be recommended.

The Mayo Clinic News Network team sat down with Dr. Melanie Swift, co-chair of the Mayo Clinic COVID-19 Vaccine Allocation and Distribution Work Group. In this Q&A, Dr. Swift answers questions about COVID-19 booster shots:

What is a booster vaccine?
A booster vaccine is intended to be a reminder to your immune system. Right now, we’re in a situation where we can see that over time immunity that people achieve from the COVID-19 vaccine does start to wane. The good news is that it’s waning mostly against mild infection. We still do have protection from those early vaccine doses against severe infection. But we want to stop transmission and we want to keep people from getting any form of infection. So boosters are going to be recommended for everyone.

Watch: Dr. Melanie Swift discusses COVID-19 boosters.

Journalists: Broadcast-quality sound bites with Dr. Swift are available in the downloads at the end of the post. Please courtesy: “Melanie Swift, M.D./COVID-19 Vaccine Allocation and Distribution/Mayo Clinic.”

How is a booster different from an additional dose, which has been recommended for people who are immunocompromised?
They’re really different things with different purposes. The primary vaccination series is intended to build an initial immune response. Think of it like painting your house. You sometimes can get good coverage with one coat of paint, but occasionally you might need three coats of paint to get that good coverage. It’s the same way with vaccines. Some people might have a great response to one dose, but most people need two doses of the messenger RNA vaccines to get a great response.

But what we’ve learned is that some people actually need a third dose to get a better response to that initial vaccine. And those people are immunocompromised. Their immune systems aren’t working very well, and they do need additional doses of vaccine to respond.

Over time, once you’ve achieved that initial response, your immunity may still wane and you could need a booster. So you might need another coat of paint down the road when the initial one starts to wear thin or get stains on it. Giving another coat of paint is like giving a booster.

Will the booster shots be the same vaccine?
Right now, we are giving that third dose and planning to give that booster dose with the same formulation of the original vaccine. But that could change over time.

The manufacturers ― Pfizer and Moderna ― are studying variants of that initial messenger RNA vaccine that can be designed to cover mutations that some of the variants of concern are exhibiting. It may be that we get annual boosters, and over time each year, that might be a different vaccine that helps provide better protection against the coronavirus strains that are currently circulating ― much like we do with flu vaccine. We already have this concept. We get a new flu vaccine every year, and it covers different strains than previous years.

Does this recommendation suggest the COVID-19 vaccines are not effective?
A booster just means that your immune system will start to lose immunity over time. It doesn’t mean that the initial vaccine didn’t work. In fact, the immune response that we typically see in healthy people from the messenger RNA vaccines looks like it far exceeds what you really need in order to protect yourself.

We don’t have a perfect lab test that will show us just how immune you are. But we do look at something called neutralizing antibodies that do seem to correlate fairly well with protection against infection. And the initial response is orders of magnitude more neutralizing antibodies than we actually need, or that people even achieve, after they actually get COVID-19 infection. So you get this overresponse. And then over time, those antibodies start to wane. Because there’s this strong immune response over and above what we actually need, that can wane for months and months before we become vulnerable again.

What will be the possible side effects of a third dose?
So far, it looks like this side effect profile from a third dose is very similar to what was experienced with a second dose ― not any worse and perhaps a little milder. That probably has to do with the time that’s elapsed since you last had that vaccine.

Getting that initial series, you’re taking a vaccine three or four weeks after you just had it and your immune system is really responding robustly, giving people more of those side effects. But after months later, with a booster dose, it doesn’t look like there’s any more robust immune symptoms that people would have. They can expect to have those typical vaccine side effects: a headache, they could feel tired, they could have a low-grade fever, they could have some muscle aches. And those still happen really quickly and resolve on their own within two to three days.

Why should people consider getting a booster shot eight months after their second messenger RNA vaccine dose?
We are seeing some waning of immunity against the delta variant. We still do find that the vaccines are helping a lot to prevent severe disease and hospitalization, even this many months out. But clearly the delta variant has some resistance to that vaccination, and we want to stop its spread.

So boosting people now means that we can reduce those milder infections and those asymptomatic infections that contribute to spread. And remember when this virus is spreading in our community, even if it’s not causing symptoms, it has the chance to mutate. Those mutations can randomly lead to the development of a new variant, and that variant might be even worse than the delta variant. So we need to do everything we can now to stop it.

Will people who received the J&J vaccine need a booster?
There are two interesting things about the J&J vaccine. One is that the company behind the vaccine ― Janssen ― is actually studying a second dose in that prime series. They’re looking at spacing a second dose from that first dose two months apart. We don’t have the results of that study yet, and the FDA hasn’t given authorization for a second dose in the J&J series ― nor has there been any recommendation to do that. We’re waiting for full results to be known of that study.

The second thing that’s interesting about the J&J vaccine is that there are some data that show over the first six months some markers of immunity that we follow in the research study bloodwork show some improvement in immunity over time. Now we don’t know if that’s going to translate into continuing to prevent infection at eight months, 10 months down the road. But it is a signal that there’s something about that adenovirus vector that may make its actions more prolonged on the immune system than the messenger RNA vaccines.

___________________________

For the safety of its patients, staff and visitors, Mayo Clinic has strict masking policies in place. Anyone shown without a mask was either recorded prior to COVID-19 or recorded in a nonpatient care area where social distancing and other safety protocols were followed.

Information in this post was accurate at the time of its posting. Due to the fluid nature of the COVID-19 pandemic, scientific understanding, along with guidelines and recommendations, may have changed since the original publication date

For more information and all your COVID-19 coverage, go to the Mayo Clinic News Network and Mayoclinic.org.

Learn more about tracking COVID-19 and COVID-19 trends.

TOMADO DE: Mayo Clinic – RSS Feed en Inglés | Visite la fuente de este artículo para más información
Editado por Cazamentiras.Com – Servicios de Información LinCu

ACLARACIÓN IMPORTANTE: Cazamentiras.Com no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información.

By Cazamentiras.Com

Todos están advertidos: ¡Cuidado con los Abuelos!

Deje un comentario